La impresión 3D o fabricación aditiva aglutina un conjunto de tecnologías de fabricación para la creación de objetos tridimensionales. Mediante la superposición sucesiva de capas de determinado material, en base a las secciones transversales de un modelo 3D.

En 1976 se desarrollaron los primeros equipos y materiales de construcción para la impresión en 3D. Y la primera máquina de impresión 3D tipo SLA (estereolitografía) llegó en 1992 de la mano de la compañía 3d Systems.

Sin embargo, desde su invención ha evolucionado de forma vertiginosa. Sus funcionalidades son cada vez mayores y los cambios que produce son cada vez más rápidos y adaptados a la sociedad actual. Tanto así, que durante el último año su aplicación resultó determinante para combatir los momentos más duros de la pandemia, con la fabricación de pantallas de protección y demás materiales de uso sanitario.

Ámbitos de aplicación de la impresión 3D

La impresión 3D ha llegado para quedarse. Se ha colado en sectores tan ambiguos que va desde el gastronómico, educativo, sanitario o inmobiliario. Gracias a la fabricación aditiva se pueden crear nuevas formas de alimento, nuevos perfiles de sabor y a su vez, mejorar nuestra salud y la del medio ambiente. Probablemente, en unos años se convierta en la alternativa más empleada para producir alimentos.

Por su parte, se espera que el mercado mundial de la construcción con tecnologías 3D alcance los 114,4 millones de dólares en 2023, siendo este uno de los sectores más favorecidos, puesto que reduce el tiempo de las construcciones, se aprovecha mejor el material y los costes se reducen considerablemente.

El uso de tecnologías de fabricación aditiva en la ingeniería ha permitido mejorar la capacidad de prototipado, reduciendo el tiempo de fabricación y mejorando la calidad. De esta manera las empresas se pueden permitir lanzar nuevos productos en menor tiempo y ajustados a las necesidades del cliente.

Las especialidades en torno a la impresión 3D van en aumento, ofreciendo un sinfín de oportunidades a aquellos que deciden especializarse en esta área. Teniendo en cuenta la importancia de esta tecnología, el Grupo de Investigación BISITE de la Universidad de Salamanca ha diseñado el Máster en tecnologías aplicadas al Diseño e Impresión 3D. En él adquirirás las herramientas necesarias para el desarrollo de productos y su digitalización.

 

Share this post

 
 
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información