“Sin el Máster de Animación Digital no hubiera llegado hasta aquí”

José Antonio Martín tiene 29 años y es titulado en Informática por la Universidad de Salamanca, donde completó su formación con un título de Experto en Comercio Electrónico y con el Máster en Animación Digital de BISITE antes de comenzar a trabajar, primero en ENNE Entertainment Studios, y desde marzo de 2011 en Framestore, con sede en Londres. Su destreza en el manejo de visual effects (VFX) le ha llevado a trabajar en películas como Johnny English Reborn, Sherlock Holmes II y Gravity, que ha logrado el Óscar a los mejores efectos especiales.

José Antonio Martín José Antonio Martín

¿Podrías resumir en un minuto a qué te dedicas?
Básicamente me dedico al rigging, que es un proceso de animación en 3D. Lo que hago es construir los esqueletos y las estructuras de control para animar personajes o elementos que aparecen en una película.

¿Qué tipo de herramientas utilizas?
En mi trabajo usamos Maya, que es un software de animación de Autodesk para los que usamos dos lenguajes de programación: MEL y Python, y en la empresa también contamos con herramientas propias de diseño.

En marzo de 2011 hiciste las maletas rumbo a Inglaterra, y tres años después formas parte del equipo ganador del óscar a los mejores efectos especiales ¿Estaba eso en el guión?
No exactamente. Yo tenía claro que me quería dedicar a la animación digital, estudié el máster de BISITE y luego empecé a trabajar en Salamanca, en ENNE. Cuando la empresa desapareció me surgió la posibilidad de marcharme a Framestore. Allí Gravity era uno de los proyectos que había, pero apenas sabíamos nada del mismo. Cuando fuimos trabajando en las animaciones y vimos el resultado completo nos dimos cuenta de que estábamos haciendo algo grande, y ganar el Óscar era una posibilidad.

¿Cómo viviste el premio?
Llevo unas semanas trabajando en la oficina de mi empresa en Montreal, vi la ceremonia en directo por la televisión, con mucha emoción. Habíamos ganado el Bafta y varios Visual Effects Society, y sabíamos que teníamos muchas posibilidades. Me gustó ver a supervisores y compañeros en la ceremonia, y también comprobar cómo el director agradeció el trabajo del equipo técnico, cosa que no siempre sucede.

¿Puedes indicar una escena de Gravity en la que pueda apreciarse directamente tu trabajo en la película?
Mi trabajo puede verse sobre todo en los trajes de los protagonistas. Por ejemplo los guantes. Excepto en las escenas en las que está dentro de la estación espacial o en la nave, los trajes están hechos por ordenador. Hay un plano subjetivo en el que se ven los guantes de Sandra Bullock mientras avanza por la estación espacial que es obra mía, y también las herramientas que los protagonistas utilizan al comienzo de la película. Me tocó hacer los dos trajes, los de la NASA para ambos actores y el traje ruso en el caso de la protagonista.

Para conseguir que esas animaciones parezcan reales tenéis que trabajar con la precisión de un sastre digital…
Así es. Para que la textura y de la deformación de las imágenes que creamos sea correcta hay que tener en cuenta las características físicas del tejido que estamos recreando. No es lo mismo cómo se mueve una camiseta que un traje de los que usan los astronautas. Y hay que usar unas herramientas que tienen bastante que ver con el patronaje.

¿Te gustan más los efectos especiales para películas o las animaciones para videojuegos?
Me interesan las dos cosas. En Salamanca trabajé en el tema de animación para videojuegos. Aprendí mucho, y trabajar con cartoons es realmente divertido. La animación para películas tiene otras ventajas, como poder acceder al material antes de que se estrene o trabajar en un producto que luego ven millones de personas en todo el mundo.

Trabajaste un año y medio en Salamanca y llevas tres en el extranjero ¿Mucho cambio?
Claro. Venía de una empresa pequeña, con un equipo técnico de tres o cuatro personas, y en Framework mi departamento lo componemos 15 personas. Se nota el tamaño de la empresa, la experiencia que ha adquirido en este campo y la capacidad para desarrollar herramientas propias de trabajo.

¿Cómo te iniciaste en el mundo de los efectos especiales?
Desde que tuve el primer ordenador en Béjar siempre estuve cacharreando con los videojuegos y aprendiendo sobre efectos especiales. Estudié Informática en la Universidad de Salamanca y, mientras estudiaba el postgrado en e-commerce se presentó el Máster en Animación Digital de BISITE. Lo cursé en su primera edición, y me centré en la parte de rigging.

¿El máster respondió a tus expectativas?
Claro que sí. Me permitió aprender las bases de Maya y de programas similares para desarrollar modelado y texturas. Y me dio la oportunidad de empezar a trabajar en ENNE. Si no hubiera estudiando el máster no hubiera llegado hasta aquí.

¿Sigues en contacto con compañeros o profesores?
Sí, sobre todo con José María Tejeda y con Patricia, que eran profesores. Y con algunos compañeros que trabajan en el mundo de los videojuegos.

¿No te has planteado iniciar la carrera académica a través de un doctorado?
Para empezar tendría que acceder al grado. Me lo planteé en su momento, pero trabajando es bastante complicado.

Tal y como está el panorama laboral ¿te planteas a corto o medio plazo regresar a España?
Está difícil, porque para empezar en España no hay mucho movimiento empresarial en animación digital. Si fuera volver a Salamanca lo pensaría, pero trabajar a Madrid o a otra ciudad no me llama mucho. Aunque nunca se sabe.

Share this post

 
 
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información