José Alberto García Coria es Ingeniero de Telecomunicaciones con Master en Dirección de empresas y dirige el Centro de Innovación de Tecnológica (CENIT) de INSA - Ingeniería de Software Avanzado S.A. en Salamanca, una compañía que forma parte del grupo IBM, dedicada al desarrollo de software y gestión de infraestructuras en remoto, que cuenta con más de 300 profesionales en la localidad de Aldeatejada.

Con una acreditada experiencia en la gestión empresarial, colabora con BISITE como profesor del Máster en Dirección de Sistemas de Información, y el mes de enero coordinará el curso Gestión de Proyectos: PMBOK; un programa de formación on line que ofrece las claves para gestionar correctamente todo tipo de proyectos en cualquier ámbito y sector. Eso incluye desde el desarrollo de nuevos productos para su comercialización, pasando por la gestión de todo tipo de servicios, y que prepara para obtener las certificaciones de prestigio internacional PMP (Project Management Professional) y CAMP (Certified Associate in Project Management), que otorga el <a data-cke-saved-href="Project Management Institute.

José Alberto García Coria

¿Por qué es importante para las organizaciones contar con gestores de proyectos cualificados?
Es una competencia muy demandada, porque en todos los sectores se necesitan personas con el conocimiento, la experiencia y las competencias necesarias en gestión de proyectos aplicados a la construcción a la ingeniería, al desarrollo de software, etc. Así como a los proyectos internos de la organización, desde campañas de marketing a la reorganización de un departamento, por ejemplo.

De manera que cualquier organización, por pequeña que sea, está gestionando proyectos, aunque estas tareas pueda hacerse sin una metodología concreta, ¿no?
Pues sí. Esa gestión se puede hacer de forma desorganizada, en base a la experiencia... Pero cuantos más conocimientos se tengan de una metodología y de buenas prácticas en la gestión, más posibilidades hay de lograr los resultados deseados con el tiempo y coste estimados.

Los proyectos son muy variados, pero ¿tienen características comunes?
Así es. El tiempo, el alcance y el coste son los tres ejes de todo proyecto, y eso hace que la forma de gestionarlos sea similar. Hay otros elementos que también forman parte de un proyecto, como la gestión de riesgos y de la calidad, que está vinculada a la satisfacción del cliente, además de la comunicación interna y la gestión de las relaciones con todos los interesados y de sus expectativas.

Y sin embargo su aplicación a los casos concretos obliga a adaptarlos a las características y circunstancias de cada organización…
Exacto. La clave está en conocer las buenas prácticas que se han generado en este tipo de gestión. Tenemos estándares probados y que funcionan, como los que recoge el PMBOK (Project Management Body of Knowledge), desarrollado por el Project Manager Institute, que recoge de manera muy exhaustiva todos los procesos a tener en cuenta en un proyecto y técnicas para llevarlos a cabo. A partir de ahí, es responsabilidad del director del proyecto adaptar la metodología a la organización.

¿La mala gestión puede echar al traste un buen proyecto?
Sin duda. La clave es la persona responsable del proyecto. Hacen falta conocimientos, liderazgo y expertise para llevar a buen puerto el trabajo. Incluso teniendo el mejor de los presupuestos y las condiciones de tiempo y recursos se puede fracasar.

¿Un autónomo o una micropyme pueden plantearse el uso de este tipo de organización del trabajo?
Desde luego. Lo bueno de este tipo de metodologías es que te da una visión general de todos los elementos que hay que tener en cuenta para abordar un proyecto, y te estructura mentalmente todo lo que hay que manejar. Los parámetros son los mismos, y los problemas muchas veces también. La dirección de proyectos es efectiva aplicada a proyectos muy complejos, pero también a otras más sencillas, pero que requieren de una gestión organizada.

En un centro como el vuestro ¿qué volumen de proyectos se gestiona cada año?
Muchísimos. Puede haber más de un centenar de proyectos en ejecución de forma permanente.

¿Y cuánta gente está involucrada en ellos?
Depende del proyecto. Los hay con una asignación de tres personas y otros con 100, que se dividen a su vez en subproyectos. Está en función de la envergadura y de la triple restricción a la que me he referido antes (tiempo, alcance y costes).

¿Qué universitarios pueden estar interesados en estudiar un curso sobre gestión de proyectos?
La ventaja de un curso de este tipo es que lo que se aprende puede aplicarse a cualquier sector. La gestión de proyectos se aplica a todos los ámbitos, y pueden llevarlos a cabo profesionales de muy distinta formación, desde ingenieros informáticos a estudiantes de ADE, Económicas o profesionales del marketing, por poner algunos ejemplos.

Tradicionalmente se ha asociado este tipo de labores a los ingenieros ¿Por qué?
Inicialmente los grandes proyectos se han asociado a la ingeniería civil y posteriormente al resto de áreas. Por otra parte, en las ingenierías suele haber asignaturas en las que se estudia la gestión de proyectos, y la propia actividad en la que trabajamos los ingenieros es más afín a este tipo de actividades. Para los ingenieros este es un buen complemento a la formación de la carrera, es un paso más.

<¿El perfil de este curso es el de un estudiante que quieren aprender cómo se gestiona un proyecto o el de profesionales que trabajan en empresas donde se emplea esta metodología y aspiran a liderarlos?
Está enfocado a los dos públicos. No se requiere experiencia previa, y utilizamos la guía de buenas prácticas de PMBOK, que está reconocida a nivel internacional. Además, esta formación preparar para las certificaciones PMP y CAPM del PMI, y eso es muy interesante para quienes ya están trabajando.

¿Las empresas de Salamanca necesitan este tipo de profesionales?
Yo creo que sí. En Salamanca hay un buen número de empresas en el ámbito TIC para las que este tipo de perfiles es perfecto, pero también para las que se dedican a otros sectores. Las empresas, todas, buscan profesionales capaces de gestionar personas, presupuestos, que sepan cuantificar los riesgos, que tengan conocimientos de calidad, sepan hacer una buena planificación... Todo eso se abarca desde el ámbito de la gestión de proyectos, y hacen más atractivo al profesional con este tipo de habilidades.

¿Hay demanda de profesionales con este perfil? ¿Notas que el mercado laboral a este nivel se empieza a mover?
Pienso que la tendencia está cambiando, pero la situación sigue siendo complicada. Hemos llegado al suelo y ahora estamos en la fase de rebote. A pesar de eso, la tendencia en las empresas sigue siendo la eficiencia, el ahorro de costes y optimización de recursos. Se aprecia mejoría, pero en un contexto difícil.

En un momento como el actual, el papel de los gestores de proyectos cobra mayor sentido ¿no?
Sin duda. En situaciones de crisis como esta, contar con profesionales capaces de gestionar proyectos y de adaptarlos a escenarios adversos es fundamental. Es lo que se conoce como la gestión del cambio. Al fin y al cabo, saber manejar una modificación en la parte económica, de plazos o de alcance es la clave de esta actividad. Es algo que te obliga a reorganizar todo. Y eso encaja muy bien en el contexto actual.


El curso PMBOK de gestión de proyectos de la Universidad de Salamanca, de 80 horas de duración, comienza el 8 de enero. Más información en http://bisite.usal.es/pmbok

Share this post

Últimas Noticias Formación

 
 
Solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web, en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más información